UN POCO DE POESÍA, POR FAVOR II

noviembre 6, 2008

Esta semana he descubierto el delicioso blog La poesía es un cuento y al día siguiente me vi recitando a Quevedo. No es que me haya convertido en rapsoda: simplemente estaba preparando mi mini-intervención en “A buenas horas” y me pidieron que hablase al micro para coger niveles. Y yo, no sé porqué, desde hace años siempre recito Amor constante más allá de la muerte cuando pruebo sonido. Será que me rebelo ante todos los “SSSSSÍ, SSSÍ, UNO, DOS, SSSÍ” que escuché de pequeña antes de todos los conciertos a los que iba con mi familia. Martina, Apsar, ¿Os acordáis?

A lo que iba: que este par de contactos casuales con la poesía tan seguidos me han recordado que la tengo miserablemente abandonada y que ya hace un año que no publico ningún poema por aquí. Así que voy a arreglarlo ahora mismito:

Mi táctica es
mirarte
aprender como sos
quererte como sos
.
mi táctica es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible
.
mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos
.
mi táctica es
ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos
simulacros
para que entre los dos
.
no haya telón
ni abismos
.
mi estrategia es
en cambio
más profunda y más
simple
mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites

Mario Benedetti

EL AMOR, LAS MUJERES Y LA VIDA (1995)

————————————

A la tarde nos examinarán de amor.

Y ceñirán nuestras frentes

los besos que no dimos.

Y las manos,

al tacto de todos los tactos

que despertamos amorosamente,

se abrirán como soles cumplidos.

Y los ojos reconocerán

a quienes pasearon suavemente su mirada

por nuestro corazón.

Porque nada de cuanto por amor hicimos

habrá sido olvidado.

A la tarde,

cuando nos examinen.

EL PESO DEL HUMO (LIBRO DE HORAS PROFANAS)

JAVIER DELGADO, 1988

Anuncios

REFLEXIONES ÓUTIMAS EN LA CADENA SER

octubre 31, 2008

Queridos y queridas: A partir de esta noche, la que suscribe se convertirá en la bloggera del programa “A buenas horas”, que se emite en la cadena SER, la noche del viernes al sábado de 5 a 6 de la madrugada. Ya sé que a esas horas o se está durmiendo o se está de cachondeo, así que os podéis relajar porque no voy a pedir que lo escuchéis a tan intempestivas horas. Eso sí: prometo gallifantes y cariños mil para los que lo hagan.