VICKY CRISTINA BArcelo…zzzZZZ

octubre 10, 2008

Me siento fatal. Yo que siempre había dividido las películas de Woody Allen entre las que me gustan y las que me entusiasman, me veo en la triste situación de añadir un apartado más: las que me aburren soberanamente. Y espero de todo corazón que ese apartado sólo tenga dentro esta película y no tenga que meter ninguna más en el futuro. La historia no tiene ningún ritmo. Los argumentos que normalmente Allen desarrolla con brillantes diálogos y acciones en las que se desarrolla la historia, se ven sustituidos por un narrador que resume cada escena hasta dejar la película reducida a un cuento superficial.
Con la historia tan jugosa que podría haber salido combinando personajes tan diferentes (una niña bien, otra algo más viva la vida, un pintor bohemio al que quieren hacer pasar por el típico español, y una artista neurótica y paranoica hasta el extremo), la película termina siendo un enorme video de promoción turística (fantástico, eso sí) con algunos personajes que pasan por ahí y dicen sus cosas.
Me quedo con lo que disfruté viendo Barcelona y con la interpretación de Penélope Cruz, que nunca ha sido santa de mi devoción, pero borda el personaje de pintora desequilibrada. No es que los demás actores estén mal ni mucho menos, pero los personajes con los que tenían que lidiar eran tan planos que no daban para mucho lucimiento. Y no os imagináis lo que me duele reconocer que Woody Allen ha escrito protagonistas planos. Porque una de las cosas que más he admirado siempre de él es lo complicado y poliédrico que puede llegar a ser alguien salido de su pluma.
Todo lo demás, incluyendo la canción, con una instrumentación deliciosa tapada por una voz absolutamente chirriante, prefiero olvidarlo cuanto antes.

Anuncios