NEVANDO VOY

julio 11, 2008

Gabriel Latorre

Ayer vi una película fantástica condenada a perderse entre los grandes estrenos veraniegos a pesar de la cantidad de premios que ha recibido. Nevando Voy es una historia pequeña, de esas que son tan difíciles de contar porque tampoco pasan muchas cosas. Pero disfrutas con la narración, con el ritmo, con la empatía que provocan los personajes, interpretados por cuatro actores fantásticos que te meten en la historia desde el primer plano secuencia. Me recordó, salvando las distancias, a la obra de Haruki Murakami: Ese tipo de historias cotidianas sin grandes conflictos, pasiones arrolladoras ni acciones trepidantes que disfrutas primero por cómo están contadas, y después por lo que te cuentan.

Así que si tenéis la oportunidad, no lo dejéis para otro rato e id al cine a verla. Porque entre monigotes karatekas y superhéroes borrachos, a la mínima de cambio la quitan de la cartelera y os perdéis algo bueno. Una historia especial.

En Madrid en los Golem (los antiguos Alphaville), en Barcelona en los Verdi y en Pamplona a partir del día 18 en los Golem Yamaguchi.

Anuncios