GUÍA PARA CAFETEROS EN EL EXTRANJERO

Mi primer novio me comparaba con Garfield por dos razones: por lo borde que era cuando quería y por mi afición al café.

garf.gif

Pasados los años he procurado destilar esa bordería adolescente para obtener un sarcasmo algo más sutil. Pero el único aspecto de mi gusto por el café que ha cambiado con el paso de los años ha sido que antes lo tomaba con azúcar y ahora no.

Aparte de que me gusta sin azúcar ni edulcorante de ningún tipo, tengo otras rarezas. Por ejemplo, si es caliente me gusta con leche. Y si es frío, me gusta sólo. Quicir: No me gusta sólo caliente, ni con leche frío. O café con hielo, o café con leche. Si lo tomo de otra forma, es por pura necesidad de calmar mi adicción a la cafeína. Y dentro de la gama de café con leche, también está la subsección de la proporción café-leche. En este aspecto me guío por un criterio absolutamente cromático. El resultado de la mezcla de tan deliciosos líquidos tiene que tener un color tal que así:

cafe-con-leche.jpg

Ni más claro, ni más oscuro. Con la leche del tiempo, por favor, que no me quiero abrasar mis dulces labios ni mi… (¿Qué adjetivo puedo poner sin que suene demasiado porno? mejor lo dejo en blanco) …ni mi lengua.

Pues bien, tras estas explicaciones, héteme aquí viajando al extranjero en los últimos meses y pasándolas canutas para tomarme un cafesito tal y como a mi me gusta. Así que tras haber conseguido el éxito (en forma de café con leche) después de arduas investigaciones y decenas de pócimas y ponzoñas cafeínicas, me decido a compartir mi sabiduría para que si algún día viajáis y os apetece un café con leche, no lo paséis tan mal como yo. Eso sí: esta es una pequeña guía para países en los que el café expresso es algo normal. Los países con café-aguachirri ya los dejo por imposibles.

CAPÍTULO 1: GRECIA

Este es uno de los más chungos por varios motivos: Primero, que ellos no tienen costumbre de tomar café con leche y si lo pides te mirarán como un bicho raro. Y segundo, que para pedirlo, primero te tienen que entender. Y el griego es una lengua rarita con avaricia. Así que lo primero es elegir un idioma que controles, y preguntarle al camarero si lo habla. He aquí una pequeña guía:

Parakaló, milate Anglika? = Por favor, ¿habla inglés?

Si el camarero te dice “ohi” (osea, “no”), lo llevas claro. Tendrás que recurrir a la mímica. Ahí cada uno que se apañe como pueda señalando la cafetera y agarrándose un pecho o imitando una vaca para pedir leche. Si se da el caso, por favor, grábalo en vídeo para que lo podamos ver todos. Si te dice “ne” (osea, “sí”), puedes comenzar con las explicaciones:

Tenemos que tener en cuenta que por la proximidad geográfica, los griegos están familiarizados con el café a la italiana, así que si os apetece un cortado, podéis pedir un machiatto, o un cappuccino. Pero no hace falta que precedáis la petición con un “cuando arrivo a casa”. Eso dejadlo para Italia, que viene en el capítulo 2.

Pero me estoy alejando de mi objetivo que es conseguir un café con leche.

● Si pedís literalmente “one coffee with milk(1), lo más seguro es que os pongan un cortado, pero con media gota de leche.

● Si pedís “one coffee with milk, with more milk(2), os pondrán un cortado con media gota de leche y con una jarrita de leche aparte. Así que para conseguir la proporción adecuada de café y leche primero tendréis que darle un trago al café fortísimo manchado de leche (si es que llega a mancharlo, porque le echan muuuy poca). Y luego hay que conformarse con los dos centímetros cúbicos del café con leche deseado que nos queda en la taza. Pero bueno, ya nos vamos acercando.

● El siguiente paso es pedir “one coffee with milk, but half coffee and half milk(3). Y el muy cachondo del camarero os pondrá un café con leche en una taza de café solo. Y claro, como es café expresso (afortunadamente por otra parte) y han echado muy poco para que quepa la leche, está fortísimo y por mucha leche que eches, eso no cambia de color ni con pintura acrílica.

● Después se os ocurrirá pedirlo en taza grande. Primero el camarero insistirá en que esas tazas son para cappuccino y punto pelota. Después de convencerle de que el mundo no se va a acabar si pone café y leche en esa taza puede que pasen dos cosas:

1. Que el camarero siga pensando que queréis un cappuccino y os ponga un café con espuma de leche. Que por muchas vueltas que le déis, eso no deja de ser aire, y el café sigue fortísimo.

2. Que el camarero haga un “one coffee with milk, but half coffee and half milk” en taza pequeña, como el de antes, pero que luego lo vuelque a una taza grande. ¿Cachondeo? No. Ellos son así.

Ahí ya estamos de los nervios (pero por exceso de café, no porque el temita ya nos esté tocando las narices), pero la experiencia nos ha hecho personas mucho más sabias, y la única opción que nos queda es pedirlo todo bien masticadito. A saber:

Taza grande+1 café expresso+leche hasta llenar la taza= camarero que te mira raro.

¡PERO HEMOS SUPERADO LA PRUEBA! ¡Hemos conseguido un café con leche en condiciones en Grecia!

(1)Un café con leche.

(2)Un café con leche, con más leche.

(3)Un café con leche, pero mitad de leche y mitad de café.

CAPÍTULO 2: ITALIA

Tras la experiencia griega, la viajera avispada llega a la península itálica con la mosca detrás de la oreja. Ya entras en la cafetería repasando mentalmente el vocabulario que vas a necesitar para pedir una taza grande llena de café y leche más o menos a partes iguales (lo de la leche del tiempo ya ni nos lo planteamos por el bien de nuestra salud mental). Pero en Italia la dificultad estriba en la amabilidad de los camareros, por contradictorio que parezca. Te ven extranjera, esforzándote en hablar su idioma, e interrumpen tu ensayada disertación para que no te tengas que esforzar. Verbigracia:

-Buon giorno, signore. Io voglio una tazza grande con…

-Ahhh, Cappuccino!!

-No, no, gracie. Io voglio mezzo di caffè e…

-Si, signorina, un cafe-latte, presto!!!

“¡Toma ya! A la primera”, te dices encantada a ti misma. Pero toda tu alegría se va al traste cuando el camarero te trae un cortado bien cargadito de café, prácticamente negro. Y piensas: “¿Pero un cortado no era un macchiatto?”. Y tras deliberar con tu materia gris sobre cómo se chapurreará eso en italiano, sigues la conversación.

Ma, questo non e un machiatto?

-Ecco, brava, signorina. Questo e un caffè latte. En italiano, un macchiatto.

Hala, ya estamos como en Grecia. Al siguiente café volvemos a empezar. Otra cafetería:

-Buon giorno, signore. Io voglio una tazza grande con…

-Ahhh, Cappuccino!!

-No, no, gracie. Io voglio mezzo di caffè e…

-Si, signorina, un caffè-latte, presto!!!

-¡Que no, coñe! Ups, scusi signore. Io voglio una tazza grande con…

-Ahhh, capisco!! Caffè-latte in tazza grande. Un Cappuccino.

Y ya por desesperación pasas de todo y aceptas que te pongan un cappuccino. O un machiatto, o un lo que le de la gana al camarero con tal de que te ponga una dosis de cafeína. Y cuando ya te ves una semana entera teniendo conversaciones de 15 minutos con el camarero de turno para conseguir algo que se parezca remotamente a un café con leche, se te ocurre preguntar a la amiga que te ha invitado (española ella y residente en Italia) si hay alguna solución. ¡¡Y SÍ LA HAY!! Mis queridos amigüitos, en Italia con tres mágicas palabras se puede conseguir un café con leche en cualquier parte:

CAPPUCCINNO SENZA SCHIUMA(4)

Uff, qué alivio… Gracias, Chus.

(4) Capuchino sin espuma

14 respuestas a GUÍA PARA CAFETEROS EN EL EXTRANJERO

  1. aurë dice:

    No tienes que salir allende los Pirineos para tener problemas con los cafeses. Basta con ser murciano y viajar por la piel de toro. Me explico: en Murcia un manchado no es lo mismo que en buena parte de nuestra geografía. La clasificación que tenemos los murcianicos es la siguiente:

    – Café solo: No hay diferencias, claro, con el resto de España. Somos raros pero no tanto.

    – Café con leche: Seguimos bien. Taza grande (lo del vaso es para otros, no para los murcianos) con tanta leche como café.

    – Cortado: Lo mismo que en el resto del país (café en vasito con un poco de leche, la suficiente para aclarar el café).

    – Manchado: Aquí ya empiezan los problemas. El manchado en Murcia no lleva leche al uso, sino leche condensada. Es el equivalente al café cortado (es decir, no por ser manchado ha de aclarar menos el café), tanto en cuanto a continente como en cuanto a la proporción de café y leche, si bien ésta será condensada. Sin embargo no debe llevar mucha pues de lo contrario convertimos el manchado en un…

    – Bombón: Cortado sin leche al uso, sino con leche condensada pero con el doble de condensada que el manchado. Y no, el bombón no es el equivalente al café con leche de toda la vida, pues no se sirve en taza grande ni tacita de café solo, sino que ha de servirse en vaso de cortado, con lo cual la concentración de dulce convierte al café en una especie de chute de azúcar que te despierta bastante más que el propio café.

    Ah. Por supuesto, en Murcia el bombón te lo sirven con un sobrecito de azúcar porque a la mayoría de mis paisanos un café en vaso pequeño con la mitad de su volumen lleno de leche condensada les resulta poco dulce.

    Así que si mandas a un murciano a una cafetería griega, probablemente se abra un agujero espacio-temporal de consecuencias homéricas…😉

    • Carmen dice:

      Llevo diez días por las islas griegas y solo me he tomado un café como Dios manda! Estoy en el aeropuerto de Santorini y va a ser el último q me tomé por estos lares! Voy a intentar poner en práctica lo que has puesto, ¡¡a ver si lo consigo!!

  2. Graciela dice:

    Estoy leyendo tu esta ultima reflexion y creo que eres un poco rarita o tu no cumples ya los 55 añitos, guapa.
    Yo que soy una mujer muy cosmopolitan no recuerdo en ningun sitio, que cuando pido cafe con leche no lo entiendan. Bonita ten el espiritu mas joven. Kiss

  3. Glenclous dice:

    Anda que…
    Para quien llegue más tarde y vea el comentario de Graciela, que sepa que la estupefacción de Aurë se debe a que el comentario estaba firmado por mi. Ella me dejó su portátil y la contraseña del blog se quedó en las cookies. Y para más inri, cuando he visto el comentario y he pensado que podría haber pasado eso, la he llamado y ha negado haber escrito en mi blog porque pensaba que había escrito de forma anónima y quería convertirse en “la desconocida que escribe borderías y se mete con todo el mundo”, juasjuasjuas. Menos mal que le queda algo de buen corazón (sólo algo) y luego me ha llamado para confesar, 10 segundos antes de que yo enviase un mail a WordPress alertando del robo de contraseñas. JUAS.
    Anda, bonita, otra vez que quieras escudarte en el anonimato, acuérdate de NO FIRMAR, juasjuasjuas.

  4. TioVania dice:

    Qué gran post, Glen. Cuando vuelva de LA pienso contribuir a tu sabidurida.

  5. maníasmías dice:

    stupendo

    y después de tanto esfuerzo

    ¿hace una tilita?

  6. Tamaruca dice:

    Me lo voy a apuntar en la mano con pilot negro, ea.

  7. Carabiru dice:

    Jajajajajjajajaja, me apuntaré lo de Italia, porque como me tome un café cargado, puedo llegar a salir en las noticias, jajajajajajaja.
    “Española hiperactiva subida a… (insértese aquí monumento de cada ciudad)”

  8. Víbora dice:

    Algún día te contaré cómo un auténtico adicto al café se pasó 25 días tomando té con leche.

  9. Juan Carlos dice:

    en Alemania (o al menos en Berlín), cuando pides un Milchkaffee te traen un cuenco como los del desayuno. La de rebotes que me he llevado yo con eso🙂

    Y también recuerdo a mi hermano explicándole al camarero en mi boda como hacer un café con hielo. Al final el camarero le trajo un café solo y un cuenco con cubitos y lo mejor es que se quedó para ver como mi hermano se preparaba el café…

    Un saludo

  10. nita dice:

    JAJAJAJAJAJAJAJA

    No había visto este post!!! Dios tía, sal de mi mente!!!!
    ¿Tú sabes lo mal que lo paso yo cuando salgo por ahí? la verdad es que los españoles somos un poco tocahuevos con lo del café eh? aunque no hay nada mejor que el camarero de oficio que se queda con la comanda de 10 cafés diferentes en una sola mesa. Maravilloso…..

    Menos mal que nos queda Starbucks, que aunque ponen aguachirri, por lo menos es igual en todas partes!! a los adictos sólo nos queda consolarnos nena…..

    Besitoooosssss!!!!

  11. Johne263 dice:

    Nice blog here! Also your website loads up fast! What host are you using? Can I get your affiliate link to your host? I wish my site loaded up as quickly as yours lol acgdbdgcabad

  12. Eu dice:

    Una pregunta: tú sigues Politikon, ¿verdad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: