SÍNDROME DE STENDHAL

No os había dicho que me iba, pero os comento que ya he vuelto de Grecia. Cinco días inolvidables que me han sabido a poco y me han dejado los pies para el arrastre de tanto patear. Hemos visitado Atenas, la isla Egina y mi gran ilusión viajera desde que en el instituto di la asignatura de Arte Y Mitología Griega: Delfos.

DELFOS

No os puedo describir todo lo que sentí cuando pisé tantos siglos de historia asentados en esa impresionante ladera con el Monte Parnaso por encima y un valle gigantesco de olivos y cipreses y el Golfo de Corinto debajo. Ni qué narices me pasó después de un día entero paseando por un lugar que anhelaba conocer desde hace unos veinte años. Sólo se que tras horas disfrutando de aquel lugar, cuando entré en el museo arqueológico y vi la enorme esfinge que protegía el tesoro de los Naxios ya no pude más.

ESFINGE DE LOS NAXIOS-DELFOS

Noté cómo todas esas cosas bellas y todos esos siglos se me echaban encima, cómo mi cerebro no era capaz de asimilar tanta historia, tanta belleza y tanto placer. Entonces empecé a notar palpitaciones, caí sobre un banquito bajo la esfinge y se me cortó la respiración hasta que rompí a llorar.

Hay que ver, con lo bestia que soy a veces, va a resultar que me queda algo de sensibilidad para sufrir el Síndrome de Stendhal. Y el mes que viene me voy a Italia. Menuda la que me espera…

12 respuestas a SÍNDROME DE STENDHAL

  1. Ruth dice:

    Siento una enorme envidia insana que no creo que se pase con cualquier cosa. Eso de hacer el viaje de la vida de los demás está feo, y más sin avisar.

  2. Tamaruca dice:

    ¡Jajaja! Ay, nos ha pillau Ruth😉

  3. Glenclous dice:

    Sin problemas, Ruth. Cuando tú quieras volvemos contigo. SuperTam y yo somos todo ventajas: Te podemos hacer de guías, hacerte comentarios ingeniosos, camelar con nuestros encantos a los vigilantes de los templos para que nos dejen tocar donde nadie toca y traducirte lo que haga falta. Desde este viaje el idioma griego no tiene misterios para nosotras:
    ¿Habla inglés? – Milate anglika?
    Hola – Yasas
    ¿Le importa que le de el pecho a mi hijo aquí? – Boro na tilaso edho?
    Por favor – Parakaló
    Gracias – Efharistó
    Soy alérgica a la aspirina – Aleryiki aspirini
    No le entiendo – Dhen katalave no (aunque con nosotras nunca tendrás que utilizar esta frase)

    Ves? con nuestra guía práctica no habrá griego que se te resista.

  4. Apsar dice:

    ¡¡¡ Bueno bueenoooo¡¡¡ y a mi me dejais aquí tirada revisando galeradas. No lo perdono. Me preparo ya para que no me de el síndrome y… en verano: TA CHAN , TA CHAN a la Grecia platónica – aristotélica – socrática a ver maravillas. AISSS… estos pensadores-filósofos cuanto sabían de la esencia que define el ser…A mí me dará algo si me meto en la cueva metafísica de Platón y la esfinge guardando tesoros…

    Ah¡ Pero… Estás ya repuesta GLEN? cuidado, cuidado… mejor hazte un chequeo

  5. Aurë dice:

    Me invade la más verde e insana de las envidias, que lo sepas. Grecia aún es territotrio virgen para mí.

    Y si en Grecia te dio ese jamacuco stendhaliano, cuando vayas a Italia tómatelo con calma chicha, que aquello es, como dice Joaquín Reyes/John Galliano en su último y mítico Celebrities, para que se te quede “cara de que te quepa una sandía por el culo”.

    ¿Cuántos días te vas a La Bota? ¿Itinerario previsto? ¿Necesitas mozo de maletas/mula de carga?

  6. gaby dice:

    Me uno a aquellos que sienten envidia de la mala por su viaje, por las fotos y lo que cuentas se ve que estuvo increible…. Primero noticia que tengo de que existe un sindrome creado por la contemplación de la belleza.🙂

  7. Glenclous dice:

    Apsar, yo me apunto para cuando vayas este verano. Y tranquila, que ya estoy repuesta 😉

    Aurë, tendré en cuenta la advertencia. Me voy a los alrededores de Milán (con alguna tocaya que supongo pasará por aquí, jeje), para ver la susodicha, los lagos (Maggiore, Como…) y puede que una escapadita a la Toscana. Vivan los coches alquilados. Ni que decir tiene que eres bienvenido. A ver si no es un farol y te apuntas, jeje.

    Gaby, ya te digo yo que existe el síndrome… Siento daros envidia, pero… bueno, la verdad es que no lo siento. Simplemente os recomiendo que vayáis y lo disfrutéis tanto como yo 🙂

  8. Vengo a hacerte una visitilla desde el blog de Tamaruca.
    Supongo que soy idiota porque sabía que iba a ver algo de Grecia y que me iba a seguir dando envidia. jaaja

    Besos

  9. Glenclous dice:

    Wellcome, Interrogación!!! La barra está al fondo, tómate lo que quieras. En breve subiré más envidias… digo fotos. Ya que vamos a dar envidia, hagámoslo bien. 😉

  10. Carabiru dice:

    Jo, yo tengo un caso agudo de enviditis aguda!!

    No me extraña, yo a punto estuve de sufrir ese síndrome en Londres! no me quiero ni imaginar en Grecia!

  11. cucoalmeria dice:

    increible lo que cuentas, debe de ser una experiencia única. Un saludo.

  12. Glenclous dice:

    Cucoalmería, bienvenido! Ponte cómodo, como si estuvieras en tu blog.
    La verdad es que fue una experiencia angustiosa y maravillosa a la vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: