LOCOS EN MI VIDA III

EL HOMBRE DE LAS BOLAS SALTARINAS

Hace muchos, muuuuchos años, Glenclous se enrolló con el hermano de un amigo suyo al que llamaremos G. Una típica noche de pasión que quedó sólo en eso. Ambos lo pasaron bien pero tenían claro que no estaban hechos el uno para el otro, así que lo dejaron correr. Quedó como una simple anécdota entre la panda de amiguetes y cada uno siguió con su vida.

Otra noche, tiempo después, Glenclous, su amiga C y su amigo E (el hermano de G) estaban tomando unas copichuelas y, dado que los padres de E estaban fuera, decidieron que iban a cenar a su casa. El hermano de E, osea G, estaba allí, así que eso terminó siendo una cena de dos chicas y dos chicos. C y E tenían a sus respectivos, así que no iba a haber tema entre ellos, pero ¿qué iba a pasar entre G y Glenclous? Pronto lo sabréis…

La cena transcurrió tranquila con sus charlas, bromas y demás. A G se le veía algo inquieto, pero el chico era rarito de por sí, así que nadie le dio ninguna importancia. Al final de la cena C se fue a otra habitación para telefonear a su novio, y E se fue a la cocina a preparar café. Glenclous y G se quedaron solos en el salón y tras unos segundos de silencio incómodo, G se decidió a hablar:

-Pues lo estoy pasando bien, pero cuando habéis venido los tres me habéis fastidiado mis ejercicios diarios.

-Vaya, lo siento. No pretendíamos interrumpirte. Tu hermano sugirió que viniésemos a cenar y…

-No, no pasa nada, me lo estoy pasando muy bien. Es que yo hago unos ejercicios cada día…

-Eso ya me lo has dicho. Y dime, ¿los haces siempre con ese pijama que llevas puesto? Lo suyo sería ponerse un chándal o algo.

-No, no es necesario. Es que son unos ejercicios especiales secretos.

A esas alturas Glenclous dudaba entre preguntar más o dejar que él le contase, porque lo que era evidente era que se moría de ganas de hablar de esos famosos ejercicios. Así que optó por callarse y esperar a que soltara lo que fuera. Y al cabo de unos 20 segundos, G continuó.

-Vale, ya que lo preguntas, te lo contaré. Resulta que leí que hay unos ejercicios estupendos para la potencia sexual, que consisten en mover los testículos arriba y abajo.

Glenclous no daba crédito. Primero: ella no había preguntado, y segundo… ¿mover los testículos? ¿Estaba intentando seducirla o le estaba tomando el pelo? Los pensamientos se apelotonaban en su cabeza:

“Glenn, por lo que más quieras, no digas ni una palabra. Tú asiente, sonríe, y si la cosa se pone muy rara, con alzar un poco la voz, el hermano que está en la habitación de al lado vendrá. Calma y espera acontecimientos.”

Y ahí estaba G, sentado frente a ella en la mesa esperando alguna palabra de Glenclous para continuar. Pero ya que ella sólo sonreía y asentía ligeramente, siguió él solito:

-Vale, si quieres te enseño cómo se hacen…

Así que sin más se levantó, se bajó el pantalón del pijama y le mostró sus “joyas de la corona” en estado de laxitud. Entonces comenzó el fenómeno: Sin ayuda de sus manos, los testículos comenzaron a subir y bajar alternativamente. Cuando uno subía, otro bajaba ostensiblemente: Izquierdo-derecho, izquierdo-derecho, izquierdo-derecho…

Glenn sólo acertaba a pensar “esto no me está pasando, esto no me está pasando, esto no me está pasando” mientras procuraba poner cara de póker e intentaba cerrar un poco los ojos, porque los tenía tan abiertos que sus lentillas estaban a punto de saltar (vete a saber si hubiesen dado en el izquierdo o en el derecho…). Al cabo de cuatro o cinco “ejercicios” más, se oyó la puerta de la cocina, G se subió el pantalón rápidamente y dijo:

-No le digas a mi hermano que te he enseñado mis ejercicios. No quiero que piense que estoy loco.

Y en ese momento llegaron E con el café y C tras la charla con su novio. Y la velada continuó como si nada, al menos para ellos tres, porque Glenn no podía dejar de ver en su cabeza a esos dos pequeñuelos saltando dentro de su bolsita escrotal. Tan monos ellos, tan saltarines y surrealistas. Y ahí quedó todo: G no hizo ningún amago de seducción hacia Glenclous (ni ese día ni nunca más) y siguió con la charla como si nada. Y ella, pasados los años todavía se pregunta cual era la razón de que ese hombre estuviese tan interesado en que viese a sus pelotitas saltarinas. Un misterio sin resolver como otro cualquiera.

Anteriormente en LOCOS EN MI VIDA…

EL HOMBRE DEL ESPERMA SALTARÍN

EL BIBLIÓFALO

32 respuestas a LOCOS EN MI VIDA III

  1. Obablanco dice:

    ¡Ay, señor! Después de las carcajadas que me acabo de echar empiezo el día mucho mejor que con un café, ja, ja, ja. Y niña, qué bien escribes. Besicos

  2. Ruth dice:

    Jajjajjjajaaa. El tal G. sería un as jugando a las canicas. ¿No has pensado pasarle tu factura del psicoanalista?

  3. Aurë dice:

    Glen dijo:

    “¿mover los testículos? ¿Estaba intentando seducirla o le estaba tomando el pelo? Los pensamientos se apelotonaban en su cabeza.”

    Nunca mejor dicho lo de apelotonar😉

    Jajajajajaja. A esto le llamo yo empezar bien la mañana. Lo que me he podido reír. Eres genial contando estas historias, Glen.

    El tal G., un crack. ¿No ha pensado en salir en Tele 5?

    Como soy animal curioso, y más en el tema “sersuaaaaarl”, estuve leyendo años ha sobre la capacidad multiorgásmica del hombre, y recordando cosas, he encontrado ésto en internet:

    “Ejercicios prácticos…

    La respiración genital

    La idea fundamental de este ejercicio es fortalecer la base de la pelvis el músculo pubococcigeo y “encender” su energía sexual en la base de su columna vertebral.

    Puede realizar esta práctica sentado o de pie, pero no se recomienda realizarla acostado porque el intenso flujo energético le puede causar malestar en la parte superior de su cuerpo como la espalda o el cuello.

    Sentado: Puede realizarlo sentado en el borde de una silla cómoda de modo que sus genitales cuelguen libremente…” (Brutal, si Focault levantara la cabeza…).

    Sigamos:

    “Presione su lengua con el techo del paladar suavemente hasta sentir un leve cosquilleo en la punta de la lengua y cerrar de este modo el microcircuito cósmico del cuerpo que se inicia en la base de la columna vertebral, asciende por detrás de la espalda hasta el cerebro y desciende por el techo del paladar, donde puede sentir esta suave sensación de hormigueo, y desciende por la parte frontal de su cuerpo de vuelta a la base de la columna.

    Respiración Genital:

    *Inhale suavemente mientras contrae los músculos de la zona pélvica y visualiza, imagina o siente un flujo de energía que llena completamente sus testículos.

    *Cuando realiza esta inhalación puede sentir como sus testículos se recogen hacia dentro de su cuerpo.

    *Retenga su aliento por unos segundos, cómodamente sin tensión, luego exhale y relaje sus músculos pélvicos.

    *Continúe con esta inhalación-contracción / exhalación-relajación hasta que sienta un flujo agradable de energía en sus testículos o sienta que se acelera su pulso y/o su circulación sanguínea en la zona genital.

    *Concéntrese en el movimiento de sus testículos.

    *Al cabo de un tiempo puede evitar los movimientos del abdomen y mover únicamente sus testículos. (…)”

    Glen, además, dijo:

    “Y ella, pasados los años todavía se pregunta cual era la razón de que ese hombre estuviese tan interesado en que viese a sus pelotitas saltarinas. Un misterio sin resolver como otro cualquiera.”

    Simplemente asististe a un ritual de apareamiento que ríete tú del del búho iberico avensis… Mira que no darte cuenta en ese instante. Pobre chaval. El tío cerrando el microcircuito cósmico de su cuerpo para ti, y tú fría e insensbile. Si es que no puede ser… A saber cuándo un hombre te volverá a cerrar un microcircuito cósmico. Esas cosas deben pasar una vez en la vida, y tú la despreciaste.

    Por cierto, y para acabar el “breve” comentario con una burrada que no me puedo callar. Imagino lo que debe ser practicarle una felación a ese nota, y sentir el mentón cual pared de frontón. Se debe acabar con un hoyuelo que ni Cary Grant… XDDD

  4. Glenclous dice:

    Gracias Obablanco. Yo como las historias ya me las se porque ya me han pasado, necesito tomarme el café. Aquí estoy respondiéndote con un café macchiato. 😉

    Ruth: El caso es que no sería mala idea, pero no me quiero arriesgar a que me enseñe un nuevo ejercicio de movimiento de prepucio, o de uña del pie mientras le paso la factura. Escribir este blog es una terapia mucho mejor, y mucho más barata.

    Aurë, me alegra que lo paséis bien. La verdad es que pasados los años cada vez que me acuerdo yo también me parto de risa.
    Con respecto a “tus ejercicios”, creo que había sutiles diferencias: Primero, G lo hizo de pie y no sentado o tumbado. Segundo, su lengua no estaba tocando el velo de ningún paladar, porque recuerdo que estaba hablando. En plan “¿Ves cómo lo hago? Mira cómo suben y bajan…”, así que sin lengua en paladar, no hay circuito cerrado, y por tanto, no hay ritual de apareamiento (uff, qué alivio). Ya me extrañaba a mi, porque aunque sea más fácil interpretar el significado de un “¿Vamosalacamauqué?”, soy capaz de pillar alguna que otra maniobra de seducción más sutil. Y eso para mi que no lo era.

  5. Hoy, solo puedo saludar.

    Besos.

  6. v a n i a dice:

    Eso es lo que yo llamo hacer un tooomamoreno.

  7. Aurë dice:

    Si es que solo de pensar en tu cara contemplando semejante espectáculo…

    Yo me quedo con la duda de si sería capaz, además de hacerlos subir y bajar, de hacer como esos cacharritos que se pusieron de moda en los 80, para poner encima de la mesa, consistente en cinco bolas metálicas, atadas cada una con un hilito a una estructura superior, de forma que lanzando la de un extremo, al golpear a la siguiente se transmitía el movimiento a la del extremo opuesto… Imaginad la estampa… xp

  8. Glenclous dice:

    Aure, eso quedaría fantástico teniendo en cuenta que se puede utilizar un elemento que hay a mitad de camino, juasjuasjuas.

    Vania, el caso es que un aire a Rockefeller sí tenía 😛

  9. gaby dice:

    Vaya, que situación tan bizarra…. Date de santos que no te pidió que comprobaras la firmesa de sus “pelotitas” tras tan fascinante ejercicio.🙂

  10. Anijol dice:

    Jajajajajaajajajjaaaaaaaaaaa!!! Esto no me lo habías contado nunca!!! Me he partido de risa, no ya por la anécdota en sí, sino por lo bien que la has contado. Eres genial. El “niño” me pregunta desde el sillón relax que de qué me río, así que voy a cambiarle el sitio para que te lea él también. Besos, wapa (K)😉 (F)

  11. martina dice:

    Yo creo que se había implantado un control remoto…

  12. Glenclous dice:

    Gaby, sólo me hubiese faltado eso…

    Anijol: Cielos, los visitantes silenciosos se manifiestan!! Qué alegría!! Lo que me extraña es no habértelo contado nunca. Wellcome!

    Martina, no llegué a comprobar si se había implantado uno de esos, pero ahora que lo pienso… podría llamarle para preguntárselo, jajaja.

  13. Daniel dice:

    Si tienes ocasion pregúntale si realmente funciona y qué cómo se hace… No consigo moverlos…

  14. Galahan dice:

    Bwaaaaaaaaa ha ha ha ha!!!
    Madre mia, vaya frikazo! Encima dice: “no le digas nada a mi hermano o pensará que estoy loco”. Juas. Mola que él mismo ya se de cuenta. En fin, un crack.

    Yo había oído que cuando se te subía un testículo dolía mucho (un huevo, jojo) pero no que fuera bueno para nada. En fin, pensaba que lo que tenía que subir era otra historia.

    Juas!

    En fin, le acompaño en el sentimiento de flipez.

  15. primaveritis dice:

    JAJAJAJAJAJA!!!! pero de verdad te pasó eso? todavía no he leído lo suficiente de tu blog como para calibrar si es vida real o imaginación pero en cualquier caso es buenísimo.
    ya investigaré mas por tu blog para decidirlo.

  16. Tamaruca dice:

    ¡Jajajajaja! Y yo que me espanté el día que me hicieron el elefante… Esto es muchísimo peor.

  17. Glenclous dice:

    Daniel, hace años que le perdí el contacto, aunque lo sigo teniendo con el hermano. De todas formas, mientras intento localizarle (madre mía la que me espera), ve probando con las instrucciones de Aurë de aquí arriba.

    Galahan, Bienvenido!! Al fondo está la barra, tómate lo que quieras y ponte cómodo. Ni idea de si le dolía o no, pero ponía cara de normalidad, así que yo diría que no. Lo otro ya le había subido en otra ocasión y no hubo quejas. Seguro que él te diría que cada cosa a su tiempo, jajaja.

    primaveritis, Wellcome tu también. Ya sabes: la barra libre al fondo. En ese rincón tienes zapatillas por si quieres ponerte más cómodo. Ya te digo por adelantado que todos los apartados de “Locos en mi vida” son la puritita verdad. Debo de tener un gen que atrae a raritos, juasjuas.

    Tamaruca, Yo después de esto creo que ya me asusto con muy pocas cosas…

  18. Achab dice:

    Sé que no debería decirlo, pero acabo de comprobar que se puede hacer.

  19. Glenclous dice:

    Achab, ¿cómo que no? Dilo con la voz bien alta, o con la tecla bien apretá. Y sobre todo, cuéntanos qué se siente!!!! Danos detalles!!

  20. Achab dice:

    No se siente absolutamente nada. Lo haces y te dices. ah, pues sí es posible. Luego te vas a hacer otra cosa.

  21. Víbora dice:

    Jajajajajaja, ¡están locos estos humanos!

    Vamos a ver, ¿los ejercicios había que hacerlos en el salón? Porque se va al baño (o su cuarto, mismamente) y lo hace allí en privado, sin que la visita limite su potencia sexual, que la próxima agraciada no tiene porqué pagar el pato. Vamos, digo yo.

  22. Víbora dice:

    Imagino al hermano entrando sin hacer ruido y viendo una escena tan… tan… no sé:

    Uno con los pantalones bajados y los huevecillos subiendo y bajando y la otra mirando fijamente y con la boca abierta (porque reconoce que la tenías abierta) alucinando en colores. Jajajajajaaja.

  23. Glenclous dice:

    Vívora, es que creo que el ejercicio ese era para potenciar su exhibicionismo. Y para eso tiene que haber alguien delante.

    Y sí, lo reconozco: Hay dos situaciones en las que las mujeres abrimos la boca abierta irremediablemente: Cuando nos damos rimel y cuando alguien mueve sus testículos para nosotras. Juasjuasjuas.

  24. Grampus dice:

    Jajajaja. Muy bueno. Aunque tiene un punto tétrico, le verdad. Menos mal que no estabais solos.

  25. Hidra dice:

    A Glenclous;hola querida,ya estaba tardando

    Al que ha conseguido mover sus genitales; en este momento siento ese complejo de castración del que hablaba Freud ¡¡¡yo tambien quiero mover las cosas!!! Mi primer novio movia el falo como nadie,asi sin venir a cuento,sin ton ni son cuando se aburria.Contribuyó a incrementar en mi esa sensación de estar ante un animalillo con vida propia,esto para algunas cosas es un rollo pero si eres un poquito friki te lo debes pasar…

    A los que dudais que estas cosas pasen; he visto cosas que los humanos no creeriais.Voy a narrar una brevemente;
    Un sujeta despues de una noche de pedo se enrolla con uno de sus mejores amigos.Se lo sube a su casa y cuando van al lio resulta que el menda tiene micropene.Si,lo mismo pensé yo “a lo mejor los eflubios alcoholicos le hicieron ver la mitad en vez de doble”.Sin embargo aquello resultó ser lo que todo el mundo entiende por micropene,una minina pequeñita de unos tres o cuatro centimetros con la que no se puede hacer nada.La muchacha flipaba porque el ante todo era su amigo ¡y esas cosas se cuentan! (o no).Ante la cara de decepción, el la propone tener sexo alternativo y ella le presupone cualidades amatorias originales e infinitas.La segunda y tremenda decepción de la noche llegó cuando la moza en cuestión se encuentra con que el caballero del pene mermado,no solo no tiene ni idea de por donde se anda sino que empieza a frotarle el clítoris con tal saña como si fuera la lámpara de Aladino y estuviera esperando que saliera alguien de alli a concederle un deseo.
    A estas alturas muchos opinareis que esa tercera persona del relato encierra una vivencia personal.Pues no,lo mas imapactante de la historia es que me la contó una fotógrafa,la primera vez que yo trabajaba con ella mientras fotografiaba mis manos…¿que le puede inducir a una persona a contar tremendo chascarrillo a alguien completamente desconocido?¿que extraña asociación de ideas sufrió esta mujer?
    A partir de ese dia no veo dedos sino micropenes

  26. apsar dice:

    Pues no le veo la gracia… El pobre estaba intentando hacer Tantra, lo que ocurre es que no debía llegar ni a aprendiz. Mover las “pelotas” va muy bien para eliminar la eyaculación precoz, todo es cuestión de entrenamiento.

    La lengua vuelta hacia el paladar es una práctica muy efectiva se denomina Kechari Mudra y significa “Volar hacia el cielo” porque se puede llegar al orgasmo celestial, Glen si no lo hacía, el pobre se quedó en la tierra firme.

  27. Glenclous dice:

    Vamos que si se quedó en la tierra firme… Y ahí debe de seguir Apsar, jajajaja. De todas formas, hacer Tantra en la mesa, con los platos sin recoger, el pantalón del pijama en las rodillas, tu hermano en la cocina y una tía mirando sin haber visto venir semejante situación… No se yo si va a ser la mejor forma de hacerlo. Pero bueno, la experta eres tú 😉

    Hidra, bienvenida, Puri!! Pasa hasta la cocina, los mojitos están sobre la mesa.
    Desde luego, tener micropene no es buena cosa. Pero creerte el rey del mambo cuando no tienes ni idea eso ya tiene delito. A la fotógrafa esa yo creo que lo que hay que hacer es presentarle a de las pelotillas, que seguro que hacen buenas migas… o buenas fotos testiculares, juasssss.

  28. Adulter dice:

    Des-cojonante.😀

  29. Carabiru dice:

    Ay dios! ay dios! ay dios!

    Que me muero de riiiiiiiiiiiiiisaaaaaaaaaa!!!!

    Jajajajjaja, que me descojono!

  30. […] escribir uno de esos textos largos que luego las estadísticas del blog me dicen que son los que más éxito tienen, de los que os hacen reír o pensar en guarrerías (vaya panda de pervertidos estamos hechos […]

  31. avanti dice:

    Divertidísimo¡😉 Es broma: En el fondo os da envidia no saber hacer esas virguerías¡ Ja,ja,ja…a mi también…
    Genial¡¡¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: